6 claves para hacer un buen diseño editorial

El operador más salado de Metro de Caracas
21 Mayo, 2017
Si la vas a tocar, hazlo bien
28 Mayo, 2017
Mostrar todos

Hola, becerros. Hice un ejercicio de buscar 6 claves que debemos considerar para realizar un buen diseño editorial (revista o periódico). No importa si lo haces de forma principiante o profesional, la idea es que conviertas estas claves en tu “biblia editorial” para cada uno de tus proyectos.

Yo tengo más 5 años haciendo diseños editoriales, prácticamente, es el área en el que me desarrollado desde que empecé mi carrera laboral. Me parece oportuno compartir contigo algunas claves que aplico cada vez que me toca emprender un nuevo proyecto. Así que: toma nota, becerro.


Bocetear y conceptualizar el diseño

El boceteo y concepto del diseño de la publicación van de la mano. En el momento que decides mostrar cómo visualizas la distribución de los diferentes elementos que componen la construcción del trabajo editorial, estás mostrando y creando el concepto del diseño a desarrollar.

Las primeras veces cuando vamos a realizar un diseño de revista o periódico, siempre cometemos el error de no “dibujar”, cómo van a ser las páginas de la publicación. Esto es un error natural cuando vamos a diseñar por primera vez. Sin saber que esto puede ayudarnos a establecer cómo podrían ubicarse los diferentes elementos que van a construir las diferentes páginas de la publicación.

En lo personal, siempre está presente en “mi lista mental de pasos a seguir”. Yo no dejo nada al azar. Mostrar al cliente mi visión (o la suya), de forma gráfica, siempre debe ser el primer paso que debes realizar.

Con esto, puedes tantear, definir o descartar cualquier elemento gráfico dentro del trabajo editorial. Incluso, puede ayudarte a tener un mayor entendimiento si dispones de un equipo de trabajo en el proyecto (redactores, diagramadores, fotógrafos).


Establecer una retícula

Elemental, mis queridos becerros. Siempre es NECESARIO antes de construir cualquier tipo de publicación, se diseñe la retícula con la que vamos a trabajar a lo largo del trabajo editorial. Ningún trabajo puede hacerse sin una retícula.

Todos los trabajos editoriales cuentan con una. Al menos todos los que se hacen de manera profesional. Existen diferentes sistemas de retículas que podemos utilizar al momento de crear una publicación.

La retícula es la herramienta que nos asegura un mayor equilibrio en la creación y composición al momento de hacer un diseño editorial. Está compuesta por líneas verticales y horizontales, que nos ayudan a ordenar todos los elementos dentro de una página.

Cuando comencé a realizar mis primeros trabajos sobre diseños de periódicos y revistas (para la universidad), no utilizaba ningún tipo de retícula. Era un completo desastre. Todo lo que realizaba lo hacía “al ojo por ciento”, porque no sabía la utilidad y equilibrio que proporcionaba una retícula.

Quizás fue por no prestar atención en clases… a veces el contenido era tedioso y poco dinámico. Luego, cuando me tocó hacer mis primeras pasantías, recibí lo que siempre me ha gustado llamar como: Mi primera cachetada gráfica.

¿Cómo fue eso de la cachetada gráfica? Te explico, un mentor (y gran amigo), me estaba ayudando a conocer el estilo gráfico del periódico donde estaba trabajando, me preguntó: ¿sabes diferenciar las retículas? Quedé mudo. Solo alcancé a decirle que desconocía ese tema de la retícula… me miró y me dijo “tranquilo, eso es fácil”.

Luego de aquel episodio jamás olvidé la importancia de trabajar con retícula. Es INDISPENSABLE hacer uso de la retícula cuando vayamos a realizar cualquier tipo de publicación.

Definir el uso de tipografías

La tipografía es un componente importante que debes evaluar cuando vas a realizar una publicación editorial. Recuerda que la idea, y la tarea, del diseño es comunicar de manera rápida, legible y agradable los diferentes contenidos que se encuentran dentro del diseño editorial.

La organización del texto responde, principalmente, al formato por medio de las columnas. La legibilidad debe ser accesible y ligera. Hay muchas cosas que se pueden considerar: justificación del texto, alineaciones (izquierda o derecha).

Jugar con la jerarquización de los textos responde directamente al uso de la tipografía. Debes escoger una familia tipográfica que te permita funcionalidad dentro del contenido. Las variaciones de tamaños será siempre una ventaja si tenemos la tipografía correcta. No todas sirven para realizar el mismo trabajo.

Una tipografía con serifa puede funcionar para la construcción de contenidos extensos y una sin serifa para textos cortos. En todo caso, se debe definir qué uso le daremos a una tipografía dentro del diseño de la publicación para aprovecharla al máximo.


Composición de colores

Si algo es impactante dentro del diseño editorial es el uso del color. No más ni menos dentro del diseño editorial. El color va a reforzar e influir diferentes elementos dentro de la percepción de nuestro trabajo editorial.

No hay que subestimar este punto, debido a que al momento de emplear un color dentro de un contenido puede reforzar o destruir un diseño. Incluso, es importante definir muy bien la paleta de colores debido a que un tono puede ser percibido distinto dependiendo con el color que haga contraste.

Existen estudios que se basan en la psicología del color, que nos indican de qué manera los colores comunican y transmiten emociones a un cliente. En este punto te recomiendo revisar, estudiar y probar, los diferentes tipos de combinaciones hasta que descubras una opción que funcione y se adapte a tu diseño.


 

Maquetación de la publicación

El proceso que se conoce como diagramación. Es acá donde organizamos el espacio, contenidos escritos, fotografías, ilustraciones, incluso elementos multimedia según el formato. Es un punto importante dentro del diseño editorial.

La maquetación es un proceso clave que nos puede ayudar a diseñar mejor. La diagramación puede darnos una idea de la cantidad de texto que vamos a escribir y cómo lo vamos a distribuir. Los elementos como despieces, recuadros, cifras, datos, fotos, etc… pueden ubicarse de tal forma que nos permitan definir y aprovechar el espacio de trabajo.

Muchos medios utilizan un sistema de pre-maquetación para poder estimar un número de caracteres antes de empezar a redactar cualquier tipo de trabajo. No es una camisa de fuerza, a contrario, funciona para que ni el redactor escriba de más (o menos), ni el diseñador realice grandes cambios.

En el mundo editorial, los cambios siempre van a ocurrir, es normal. Pero con la diagramación tenemos una idea real de cuánto contenido puede abarcar el espacio diseñado.

Definir el formato

Por último, pero no menos importante, debemos siempre definir el formato. Si es digital o impreso, puede ayudarnos a definir estrategias adecuadas para crear y diseñar los contenidos.

Algunas personas no lo saben, pero el contenido que se realiza diseños para una versión impresa no funciona igual para una versión digital. La definición del formato no puede ayudar a tener una idea clara para desarrollar contenidos.

Cada vez más las empresas siguen desarrollando herramientas que permiten desarrollar un contenido en diferentes formatos y plataformas. No pensemos que un formato funciona con otro. No. Debes definir dónde piensas diseñar y usar el contenido final.


Yo siempre recomiendo revisar el trabajo de otros colegas, diseñadores en esta materia. No con la idea de copiarnos, sino con la intención de ver qué ideas te pueden aportar a tus diseños. 

Aplica estos pasos en tu próximo proyecto. Te aseguro que ahorras tiempo en la ejecución y obtendrás un mejor resultado. Yo siempre utilizo este sistema y hasta ahora me ha ido excelente. Te animo a probarlo y luego me cuentas, ¿va, becerro?

Como siempre, si les gustó compartan el post #AhoraMismo. Te recuerdo que puedes seguirme en mis principales redes sociales: FacebookTwitterInstagramGoogle + y LinkedinNos leemos prontos, becerros.

Marlon Brito
Marlon Brito
Estudiante de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela. Apasionado por el diseño gráfico, las artes y los videojuegos. Conocido como "El Becerro Polémico".

1 Comment

  1. ¡Coño, qué brutal! No sabía que se tomaban en cuenta tantas vainas… ¡Excelente!

Deja un comentario