Canva: Una herramienta para diseñar sin ser diseñador
10 Mayo, 2017
Gracias por compartir otro día conmigo, mamá
14 Mayo, 2017
Mostrar todos

Por si no te lo han dicho aquí va: mijo, baje al pozo. Aunque seguro te preguntarás: ¿a cuál pozo?… a lo que yo te respondo: ¿a cuál pozo crees qué me refiero, becerro? Pues si, al pozo más glorioso que puede existir, un lugar mágico, único, lleno de vida. El único sitio que nos vuelve locos las dos cabezas. La vagina.

Tiene una docena de nombres (bonitos y feos), según tu y tu pareja lo hayan elegido. En todo caso, debes tener en cuenta una cosa: a ella también le encanta el sexo oral. A las mujeres también les gusta. Te aseguro que en un 99.9999999999% de los casos, ellas desean que les coma ahí abajo.

La mayoría de las mujeres les gusta recibir placer sexual de forma creativa. No pienses que simplemente la penetración es el acto sexual. Eso solo representa una pequeña parte del sexo. Las mujeres (una gran parte), son más creativas que los hombres en cuanto al sexo.

Ellas quieren y disfrutan más el sexo de lo que te imaginas. Son más complejas que nosotros. Con esto no quiero decir que nosotros no seamos igual de complejos o que nuestro placer se reduce a pocas opciones. Tanto el hombre como la mujer tienen diferentes formas de disfrutar el sexo.

Quiero decirte que revisé numerosos post entorno al tema. En algunos, reafirmé lo que sabía acerca del mismo, en otros me quedé sorprendido de todo lo que desconocía.

Me parecía al “monito de los memes”, el que dice “como lo zupo”, “Baia, Baia” o “eso no me lo esperaba”… en todo caso quiero compartir contigo varios puntos que te ayudarán a ponerte las pilas, becerro (o becerra). Recuerda: quien no baja al pozo otro le roba el agua.

5 datos INDISPENSABLES para hacerlo

Te explico, no escribo “5 datos indispensables…”, porque me dé la gana. Existen muchísimas cosas que debemos considerar en cuanto al tema. Yo he reunido 5 puntos que me parecen oportunos de compartir contigo.

Para comenzar, la práctica del sexo oral hacia las mujeres se le denomina: Cunnilingus (que nombre más paju*). En todo caso hay que explicar de qué va esto:

“El cunnilingus es una modalidad de sexo oral que consiste en lamer, morder, chupar y frotar, con diferentes grados de intensidad, con la lengua, la boca, los labios y/o los dientes el clítoris, la entrada de la vagina y los labios de la vulva con la finalidad de proporcionar placer a la mujer”.

Se me hizo agua la boca cuando leí esta vaina. Como dicen los españoles: ¡Esto si mola, tío!

Estoy seguro de que tú (mujer), estás deseando ver que es lo que voy a decir al respecto. Bueno comienzo por aclarar, que la práctica del cunnilingus es todo un arte. No es que metes la cabeza y empiezas a comerle el coñ* de una. No. Debes tener en cuenta los siguientes puntos para convertirte en ese amante perfecto.

No vayas directo al grano

Becerro, ese es el primer punto, y más importante, al momento de comenzar a realizar un buen sexo oral. Las mujeres son más difíciles de complacer. Eso lo puedes leer y averiguar hablando con ellas directamente. Siempre debe haber juegos previos. Unos besos por el cuello, unos toques atrevidos, una vaina bien. Debes tocarla de tal forma que ella sienta que la deseas. Esto es demasiado importante de hacer, becerrote.

Ellas son sensibles al tacto. Requieren que despiertes sus sentidos. Hay que tocarlas muy bien para conseguir que su vagina se excite. Que logren lubricar sin ni siquiera haber metido la lengua aún. Necesitas agarrarla por los muslos, las nalgas, la cintura, las tetas, siempre con firmeza… que ella sepa que de verdad la deseas comer. Dile cosas atrevidas, despierta su imaginación. Necesitas que ella solita abra las piernas y hunda tu cabeza allí. Que ella piense o diga: No aguanto, dale (voz de Pitbull).

Admira, contempla y disfruta el paisaje

Tómate un momento y dile: Eres hermosa y me encanta tu cuerpo. Recuerda que ellas se están abriendo para ti (LITERAL). ¿Por qué lo digo? Bueno, muchas mujeres son tímidas con su cuerpo y durante cualquier tipo de encuentro sexual.

NO IMPORTA lo atractiva que sea esa mujer, ella necesita reafirmar y sentirse segura de que te gusta su cuerpo. Debes ser siempre sincero. Date el tiempo, pero no demasiado, pues tampoco “la pongas en pause porque esto no son juegos de Playesteichon“, becerro.

Háblale de lo que más te gusta de ella. Todas las mujeres (y vaginas), son diferentes. Cada de una de ellas es única y siempre debes decirle: gracias a Dios por mandarme esos labios… bebé (mentira, sin el bebé).

Becerro, ponte las pilas. Este punto es crucial. Es el punto de quiebre. Cero becerradas.

Las mujeres son mucho más verbales que nosotros. Háblale, “sin miedo, acércate y sígueme el juego” (Maluma sal de este cuerpo). En todo caso, su cuerpo es tu musa, dile lo que ella despierta en ti. Tampoco vayas a caer en una narración de escena de película porno barata. No la cagues, becerrin.

 “Des-pa-cito dale con la lengua pana despacito”

Así mismo, becerros. Acuérdate que sus labios vaginales no son el miembro tuyo, esa zona es más sensible de lo que piensas. Es tan delicado como una patada en las bolas (risas).

No enserio, hay que tener delicadeza y comenzar besando y lamiendo la parte externa de forma suave, despacio, con pasión. Poco a poco vas a ir adentrándote en su parte interna. No es entrar y salir como que si estás comparando precios entre tiendas. No. Es necesario que te detengas en cada zona y la explores utilizando tus labios, lenguas y manos.

Tienes que buscar el orgasmo de ella. Todas son diferentes y, por ende, tienen mañas y formas distintas de alcanzarlo. Es necesario ir con calma, nadie nos está apurando. Hay que disfrutar, becerros.

La lengua debe ir descubriendo y tocando cada punto, incluso antes de llegar al clítoris. Varía con la lengua porque no vas a querer resultar ser aburrido, becerro.

Lo vengo diciendo: las mujeres son más creativas. Necesitamos ser el amante perfecto, incluso aunque sea una sola vez. Esto nos va a asegurar que nos “vuelvan a contratar” o  “nos dejen fijo“.

Deja que tu boca hable con ella (su vagina)

Esto tiene que ver mucho con el punto anterior. Existen muchas técnicas recomendadas para hacer un buen sexo oral, pero debemos ir explorando con nuestra pareja poco a poco.

Puedes aumentar tanto la velocidad como la presión, de forma gradual. Recuerda, nuestra boca se cansa y es necesario alternar movimientos. Pueden ser circulares o de arriba a abajo, eso lo decides tú. Puedes hacer o intentar escribir su nombre con los movimientos de tu lengua, prueba con esto. Es la llamada “técnica del alfabeto“, en Internet hay mucho material acerca del tema. 

Obsérvala, becerro

Esta es, sin dudas, la parte más divertida de todo el encuentro. Acá podemos ver la reacción de su lenguaje corporal. Te da chance de corregir o seguir aplicando la técnica que llevas.

Es sumamente importante que aprendas a escuchar su cuerpo, y no me refiero a solo el sonido, becerrote. Escuchar sus gemidos, sus palabras, su respiración e incluso la postura corporal. Nada de esto es posible de controlar para una mujer, cuando lo estás haciendo bien. Es el momento en que “los niños se convierten en hombres“. Sabremos si lo estamos haciendo bien o mal.

La humedad y los espasmos musculares son un señal demasiado obvia, es un tiro al piso. Becerro, conforme vayas haciendo las cosas bien puedes probar utilizar los dedos, introducirlos y acariciar “su hermosa papaya“. Eso asegurará el orgasmo, becerro. Confía en mi.

Posiciones que debes probar

Encontré algunas posiciones que debes #IntentarAJuro, en algún momento. Te dejaré 5 para que “rescates”, becerrin. Comparto y cito el contenido del artículo original de Cosmopolitan (en español), para que lo puedes revisar directamente en este link.

La Reina. La clave de esta posición es no sentarte completamente en su cara, a menos de que quieras matarlo de asfixia. Ubícate arriba de su rostro y ejercita un poco esos muslos. En esta posición él puede agarrarte las pompis o la cadera.

Doggy oral. Es una posición súper hot que además te permite tener el control del ángulo y la presión que deseas. También te permite tener algo de estimulación anal, si es algo que les gusta a ambos.

Pierna arriba. Es común que la mujeres tengan un lado de la vulva más sensible que el otro lado. Escoge tu lado preferido y alza una pierna, mientras la otra descansa sobre el borde de la cama. 

V profunda. Prueba esta posición si eres de las que les cuesta trabajo llegar al orgasmo. Acuéstate en la cama y toma tus muslos alzando las piernas hasta formar una V.

 El gancho. Acuéstate en la orilla de la cama e inclínate hacia atrás con las piernas colgando. Cuando él se arrodille entre tus piernas tendrá ‘full access’ a tu clítoris. 

El consejo de El Becerro

Hay muchísimas cosas que puedes encontrar en internet, acerca de cómo hacerle sexo oral a una mujer. Pero hacer un BUEN sexo oral solo depende de ti. Hay juguetes, lubricantes, caramelos, entre otros. Pero no hay nada más cierto que involucrarte de verdad en el tema sexual con una mujer. Para ellas el sexo no es poca cosa (para mi tampoco), así que no seas uno más de “lista negra”.

Coño que despectivo utilizar las palabras “Lista negra”, chiste racista, tranquilos yo soy negro (risas).

Keep calm and cómetela, becerro. Una mujer debes comértela siempre, no importa lo que ocurra, si están molestos, felices… ellas lo necesitan. Involúcrate con su cuerpo. No hay nada más sexy que un hombre apasionado y comprometido con el cuerpo de una mujer. Ellas tienen esa habilidad de leer y percibir nuestras emociones. Así que comportate como #ElBuenBecerroQueEres.

Tengo una filosofía cuando voy a hacer sexo oral: Disfruta de lo que estás haciendo. De pana, te digo que debes disfrutar de su sabor, su textura y su olor. Siéntete bien dándole placer. Te aseguro que serás “el macho…”, y se volverá loca por ti.

Quiero agregar, que al momento que ella consiga el orgasmo, debes hablarle. Dile que realmente fue lo máximo. Estoy seguro de que eso le va a gustar… y claro, hazle el amor. Eso te asegura un puesto en la eternidad. Serás como Leonidas, todo un Espartano. ¡Au! ¡Au! ¡Au!

También, cierro con esto que está de moda (lo de la piña, que de paso no es nada nuevo), ya los Sumerios sabían esta vaina y no lo estaban publicando en sus redes sociales, becerritos. Más seriedad y dejen de ser tan “farandis”, #HablóElBecerrosMásGrandeDeTodos.

Espero que hayas disfrutado el post y compártelo #AhoraMismo. Te recuerdo que puedes seguirme en mis principales redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Google + y Linkedin. Podemos intercambiar anécdotas y comentarios al respecto. Nos leemos prontos, becerros.

Marlon Brito
Marlon Brito
Estudiante de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela. Apasionado por el diseño gráfico, las artes y los videojuegos. Conocido como "El Becerro Polémico".

4 Comments

  1. Mimi dice:

    Jajajajajajajajaja pulgar arriba

  2. Jajajajajajajajajajajaja… “Leonidas, ¡Au! ¡Au! ¡Au! Jajajajajajaja… ¡sí eres becerro!

    ¡Buen post!

  3. […] Seguro me vas a decir: Este bicho si es becerro ¿cómo va a decir eso? ¿como que no sabemos aprovechar?. Te explico, una mujer reacciona muy diferente a nosotros antes, durante y después de cualquier encuentro sexual, incluso aunque sea solo sexo, ellas necesitan sentirse siempre más atendidas. Como lo dije en el post anterior de Sexo Entre Líneas. […]

Deja un comentario